Fallos de memoria ¿Debería preocuparme?

Por Asociación Jábega
Categoría: Memoria

Podemos definir la memoria como la capacidad de adquirir, retener y utilizar conocimientos y habilidades, algo que nos permite responder de forma eficaz a las demandas del mundo en el que vivimos

Y no sólo eso. Gracias a la memoria construimos nuestra identidad, ya que aquello que somos está relacionado con nuestros recuerdos y nuestra experiencia. 

Memoria a corto y a largo plazo o memoria de trabajo

La memoria a corto plazo puede definirse como una capacidad para recordar hechos recientes, los que acaban de ocurrir. Esta información se mantiene activa en torno a 3o segundos.

En cambio, la memoria a largo plazo permite retener y procesar información para utilizarla en otro momento, por lo que podemos definirla como memoria funcional o de trabajo. 

De este modo, la memoria a largo plazo, o memoria de trabajo, interviene en procesos cognitivos más complejos como la lectura, el razonamiento o la comprensión del lenguaje. 

Memoria y envejecimiento

El cerebro, con el paso del tiempo, va envejeciendo y perdiendo su capacidad para recordar, retener y procesar información. Esto puede considerarse normal, aunque a veces este deterioro puede verse acentuado por una enfermedad como el Alzheimer o la demencia.

Así, cuando nuestra edad avanza, podemos sentir cierta preocupación por nuestra memoria, sobre todo cuando tenemos algún olvido, o porque notamos que somos algo más lentos en tareas de aprendizaje. 

La pérdida de memoria relacionada con el envejecimiento suele ser débil y no impide llevar una vida plena ya que sus síntomas (pérdidas, olvidos puntuales…) son manejables, sobre todo si se conocen y utilizan recursos que ayudan a sobrellevarlos y a mejorar y mantener nuestra memoria

  • Organizarse, por ejemplo, creando listas ayudan a evitar olvidos
  • Tener una vida activa haciendo ejercicio siempre que sea posible
  • Realizar tareas de estimulación mental: Juegos, aprendizaje.
  • Cuidar la calidad del sueño
  • Mantener una alimentación saludable

Memoria y daño cerebral

En otras ocasiones, los problemas de memoria nos impiden vivir con normalidad, afectan a nuestro día a día, y podrían estar relacionados con daños progresivos en el cerebro:

  • Dificultad para concentrarse
  • Desorientación en lugares conocidos
  • Repetir preguntas o comentarios que se han realizado anteriormente, dentro de una misma conversación
  • No recordar información que se utiliza frecuentemente, como nombres, recetas, direcciones
  • No recordar si se ha realizado una tarea
  • Intercambiar o mezclar palabras
  • Olvidar palabras comunes
  • Colocar objetos en lugares inapropiados

La importancia del diagnóstico y tratamiento

Cuando detectamos problemas de memoria que además son persistentes, debemos consultar a un profesional. 

Es importante determinar si tras los fallos de memoria existe una patología que esté afectando la funcionalidad del cerebro, el origen del problema  y el tratamiento más adecuado en cada caso.

Si existe una enfermedad tras los problemas de memoria, un diagnóstico temprano siempre favorecerá la evolución futura del paciente.